¿Por qué se caen las manzanas?

, , Leave a comment

za

 

‚”Millones de personas vieron una manzana caer, pero Newton fue el único que preguntó ¿por qué?‚”. ¬†Bernard M. Baruch (1870-1965) Financiero y asesor presidencial estadounidense.

-¿Qué habría pasado si aquel día, las manzanas no estuvieran maduras? Me preguntó, seriamente interesado, mi hijo de 7 años hace unos días, respecto a mi disertación de más de una hora sobre el día en que Isaac Newton, sentado bajo un árbol, observó una manzana caer y se cuestionó ¿Por qué se caen las manzanas? De nada sirvió intentar mis trucos didácticos más furtivos, parábolas y agregados míticos para lograr inyectarle¬† cual aguja hipodérmica términos como aceleración de la gravedad, empuje de Arquímedes, fricciones de aire, etc., etc. su pregunta rompió el tiempo y el espacio y desencadenó en mí, una epifanía metafórica.

A veces damos por hecho muchas cosas en la vida, desde niños, en la escuela o en la casa, nos limitan o nos limitamos a conocer las reglas, normas, leyes de la vida y dejamos de lado nuestro pensamiento exponencial, ese que está ligado a la imaginación, sí, esa capacidad mental de transformar el entorno en cosas nuevas o ya vividas y poder crear, experimentar y descubrir, como lo hace, en este caso, un niño de 7 años, que nos dice ¬†que hay más perspectivas sobre las cosas, definitivamente, si la manzana que le cayó a Newton aquel día, no hubiera estado madura, el estallido intelectual no habría ocurrido, al menos aquel día para el joven Isaac, y es que pese a la fuerza de atracción de ambos cuerpos, las manzanas no caen en promedio hasta que no están maduras, ¬†pese a las inmensas interacciones físicas a las que son sometidas, la naturaleza ha evolucionado para resistir a toda clase de fuerzas externas hasta que llegado el momento justo, su tan amado fruto esté listo, para emprender su destino.

Hoy en día, las manzanas siguen cayendo cuando están maduras, siguen un ciclo natural que implica su siembra como una semilla, su desarrollo, y la época en que da frutos, ya saben, manzanas, pero mi epifanía metafórica es con otra manzana, Apple, una empresa actualmente madura, que también tuvo su ciclo natural y que experimenta una época de oportunidad ante un crecimiento ralentizado, segmento de mercado cada vez más pequeño y rivales como Google, Samsung, Microsoft, Facebook, todos estos en franca ofensiva, haciendo de Apple una empresa con márgenes de ganancia más estrechos y serios conflictos a futuro en su actual modelo de mercado.

Sin lugar a duda un chispazo de creatividad como el del pensamiento exponencial puede enderezar el barco pero eso depende de los ‚”chicos de Cupertino‚”, ¬†quienes podrán tener a grandes diseñadores industriales, excelentes administradores, un prestigio bien ganado, valor de marca sostenible, pero la visión creativa y línea de dirección de Steve Jobs sigue haciendo falta, Tim Cook es un humano con dotes de administrador al frente de una empresa en guerra en diferentes frentes, como el de los smartphone¬¥s, las tablets, los ordenadores y el de contenidos, Steve Jobs, el creador del ‚”lugar mágico‚”,¬† sembró un árbol hace casi cuatro décadas, lo regó por mucho tiempo con ideas sobre un mundo diferente en un momento donde la contracultura empezaba a ser muy rentable, se ausentó y regreso con más fuerza, experiencia e ideas para posicionar a su árbol y a sus frutos como los más codiciados de la comarca, se convirtió en un semi dios, querido y odiado por iguales, concentró un esquema organizacional central donde él era el centro de poder, pero que al final de su vida, dejó un árbol muy maduro y un serio problema de dirección creativa. Ah, y sobre la reflexión de mi hijo de ¿por qué se caen las manzanas? porque es su destino.

P.D. Apple tiene suficiente dinero en caja como para comprarse otro árbol, sólo espero no sea un tulipán.

 

 

Leave a Reply

(*) Required, Your email will not be published